Albahaca Ecotienda

Otra forma de consumir

La historia de Albahaca Ecotienda, mi hija pequeña


Hace ya unos años que Albahaca comenzó a ser algo, una casualidad, un cúmulo de circustancias... Allá por el invierno del año 2014 varias personas nos pusimos de acuerdo en crear una asociación para poder “huir” del mundo supermercado convencional, conocer el origen de los alimentos, apoyar a nuestros productores que cultivan de manera responsable, y recuperar los sabores de la huerta, aunque en mi caso esto es portureo, siendo nacida en Madrid capital durante mi infancia no he comido directamente de la mata o del árbol. Sin embargo sí lo valoro mucho y mi alma de bióloga me hace sentir un gran respeto por la naturaleza, será esa la mezcla me ha llevado hasta aquí.


Dos años de gestión de un grupo de consumo permite ver las riquezas y las dificultades de una asociación de consumo ecológico y comprender que el eco-mundo en nuestro país tiene un largo camino por delante. En la profunda intención de hacer de mi trabajo alto útil , de querer lograr ese concepto tan de moda: la sostenibilidad ( que para mi no es más que el sentido común al entender que la naturaleza no es solo nuestra, que alterarla como lo hacemos es egoísta se mire como se mire, que el progreso no está ligado a la explotación sin límites...), y con la mezcla explosiva de locura y valor decidí crear una tienda, fusión de funcionamientos: conservar el grupo de socios y ofrecer un comercio al público que abre las puertas de lo ecológico al barrio de una manera más sencilla.


Ya son dos años y medio de tienda en la calle Moratines que se ha convertido en mi casa, y como en todo proyecto emprendedor he tenido grandes alegrias y esos momentos en los que me encantaría cambiar todo por un ecochiringo playero sin complicaciones. Sin embargo, sí puedo decir que como tienda y equipo Albahaca hemos crecido, hemos enseñado (aunque solo haya sido a distinguir los productos de temporada habrá sido un pequeño logro), que la ilusión nunca ha faltado, y que si me ha faltado la sonrisa quienes me apoyan me la han devuelto. Seguimos en nuestra pequeña GRAN tienda al pie del cañón (excepto los domingos que ojo... ¡somos humanos y descansamos a veces!)


Mi familia al completo, importante pilar para mi (muy acertado tu nombre querida madre) se merece un hueco especial en mi historia. Gracias

- María García -


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información